En esta ruta pasaremos por seis tranquilas playas, las islas Sisargas, grandes acantilados y el más moderno de los faros, el de punta Nariga.

La primera etapa del Camiño dos Faros comienza en el puerto de Malpica (recorriendo el pueblo, el paseo marítimo…) y finaliza en la playa de Niñóns después de un recorrido de 22 Km. En esta ruta pasaremos por seis tranquilas playas, las islas Sisargas, grandes acantilados y el más moderno de los faros, el de punta Nariga.

Los caminos reales atraviesan la tierra de Bergantiños hacia el puerto de Malpica; con vías dominadas por el mítico monte Neme. Su nombre viene del céltico “nemeth” (bosque sagrado).

Otro de los montes interiores que encierran la contorna es el de San Amaro. Desde su cumbre se divisa el mar que alcanza la luz de la torre romana de Hércules, el santuario de San Adrián, o el de Os Milagros de Caión. En la parroquia vecina hallamos el pueblo alfarero de Buño, en donde siguen activos los alfares de los oleiros.

Otra aldea interior del concello de Malpica es Mens, con su preciosa iglesia románica, su antiguo monasterio benedictino y su castillo medieval. Desde el monte Neme o el de San Amaro divisamos el mar de los bergantiños y los ártabros, a los que combatieron Julio César y Augusto. Hoy este lugar es poblado por barcos pesqueros, los cuales largan trasmallos, betas, nasas y palangres.

Salimos de Malpica de Bergantiños en dirección al cercano cabo de San Adrián, donde se ubica la ermita del mismo nombre. Pasamos la playa de Seaia y la fuente de los romeros, los farallones de Sequeiros. Desde San Adrián tenemos una amplia panorámica de la bahía de Malpica y las islas Sisargas. Caminos de pescadores nos llevarán hasta el lugar de Beo, cruzando los primeros acantilados del Camiño dos Faros, inmejorables puntos de observación de aves marinas y cetáceos. La iglesia de San Adrián do Mar es un buen lugar para detenernos y tomar apuntes de las viejas historias de Bergantiños. Por el mar se extienden sus aguas hasta las costas de Carballo y Caión, patria de balleneros y vergel de la provincia.

Desde ahí podemos observar las islas Sisargas, que son tres: la Grande, la Chica y la Malante. En la mayor hay una playa con un pequeño puerto, donde nace un camino que lleva al faro. Es lugar de nidificación de aves marinas y en otros tiempos estuvo habitada.

En Beo continuamos la ruta hacia Seiruga cruzando un pequeño regato que en invierno puede provocarnos una mojadura de pantorrillas: el río Vaa, nacido en el mítico monte Neme. Aguas arriba cuenta el río con molinos recuperados.

Atravesamos la playa de Seiruga y llegamos a Barizo, con su playa y puerto de percebeiros, antes de comenzar el duro tramo del monte Nariga, que nos llevará hasta el moderno faro de Punta Nariga. El entorno está lleno de grandes formaciones rocosas de lo más variopintas. El de Punta Nariga es el primer gran faro que visitaremos en nuestro camino, ya que el de las Sisargas está en una isla, aunque en la época estival podremos acceder a este último sirviéndonos de embarcaciones motoras de las que podremos disponer en el puerto de Malpica.

Al final de la etapa, recorreremos las Penas do Rubio por un tramo algo complicado hasta la Enseada do Lago, para finalizar en la playa de Niñóns.